sábado, 16 de febrero de 2013

Nutella casera antidepresiva


Queridos lectores: si os portáis bien, un día os contaré cómo nos conocimos Monsieur M. y yo. Por el momento, y para entrar en contexto en la receta de hoy, os basta saber que el hecho de que yo viva en Quebec, Canadá, a dos kilómetros al norte del quinto pino, se debe principalmente a las feromonas. Podría intentar ser más refinada y decir que cuando me tropecé en el camino (literalmente) con mi quebequés de marido, ese homérico hombretón que es grande, zen, y que ha eliminado el apego, sentimos una conexión espiritual profunda, nuestras almas se reconocieron, blablabla, pero lo cierto es que soy bastante cartesiana y creo más bien que el encontrarnos en un contexto en el que ambos estábamos sucios, sudados, y no disponíamos de ningún desodorante y tan sólo de una muda limpia para cambiarnos (muda que dosificábamos con gran parsimonia), probablemente creó un remolino de feromonas que fue el culpable de que ahora yo esté aquí, helándome el trasero seis meses al año. El que yo no hablara francés en la época y él tampoco supiera una palabra de español, y ambos chapurreáramos un inglés aproximativo, debió de ayudar a que las feromonas cumplieran su misión. Cuando no entiendes un pimiento de lo que te está diciendo el hombretón frente a tí, tiendes a fijarte en los detalles: mandíbula viril, hombros anchos como una pala mecánica, ojitos soñadores... ya véis por dónde voy. Cuando un día Monsieur M. se ofreció a lavarme los calcetines en un arroyuelo (suena a madrigal, pero es totalmente verídico), terminó de ganarse mi duro corazoncito. Así que nos enamoramos, nos separamos temporalmente, nos reencontramos, yo emigré, cohabitamos, nos casamos muy a mi pesar, contrajimos una hipoteca -y después otra-, nos mudamos al campo y hasta hoy.  Vivimos felices y comimos muchas cosas, la mayor parte de entre ellas cocinadas por mí.

Recuerdo que la primera vez que me estrechó entre sus brazos de oso yo susurré sin aliento: -«Llévame lejos». Os recomiendo vivamente que tengáis mucho cuidado con lo que susurráis cuando estáis sin aliento, porque, caray, vale lo de irse lejos, pero es que me llevó al norte del paralelo 50.

Ahora, una vez asentados en el Quebec bastante profundo, una vez terminada la mudanza (aún nos quedan cajas por abrir, estamos pensando en donarlas tal cual sólo por no tener que ordenar lo que haya dentro) y la pintura de Muffin Manor, sólo queda mirar el invierno por la ventana. Dicho así suena muy lírico, pero si tenemos en cuenta que llevamos desde noviembre a temperaturas bajo cero y viendo nevar, que en enero hemos pasado un par de encantadoras semanitas a treinta y tantos bajo cero, pues llegado mediados de febrero cada vez que me pongo la parka a las seis de la mañana para rascar el hielo del parabrisas de un coche gélido en el que tengo que ir a trabajar, tengo ganas de agarrar una escopeta de postas y emprenderla a tiros con la parka, las botas, las manoplas y el coche.
 
Ayer nos cayeron quince centímetros -más- de nieve, que fueron a apilarse sobre el metro diez que rodea Muffin Manor, y todo eso a finales de abril aún no se habrá fundido del todo. Mientras nieva a grandes copos (a copones, que diría mi amiga María Fernanda y olé) corrijo pilas y pilas de redacciones. Una sabe que empieza a estar cansadita del invierno cuando se apresura a incorporar a la lista de Monsieur -que se va al súper- la Santa Trinidad para combatir el blues del invierno: Nutella, Oreos y Cheetos. La Nutella a cucharones no será muy sana, pero siempre es mejor que una botella y media de vodka. O emprenderla a perdigonadas con el guardarropa invernal.



Esta receta es el producto de varios intentos de hacer Nutella (o algo que se le parezca bastante) en casa. ¿Por qué? Si bien es cierto que algunos productos en su versión industrial nunca podrán ser sobrepasados por una versión artesanal, el problema principal de la Nutella es el aceite de palma que contiene. Este producto perverso y adictivo sería mucho menos perverso si estuviera elaborado con una grasa más cardiosaludable. Mi receta no contiene más grasa que el aceite natural de las avellanas, y está edulcorada con sirope de arce, mejor que el azúcar blanco refinado. He probado otras versiones edulcoradas con leche condensada (por lo de inventar una receta con ingredientes más accesibles a los lectores españoles), pero me pareció que la crema resultante era tan empalagosa o más que la industrial. No quiero engañaros con la etiqueta «sin culpa»: esto sigue siendo una bomba calórica. Pero bastante más saludable que la que compráis en el súper. Seguro que alguna madre me lo agradecerá.

NUTELLA CASERA ANTIDEPRESIVA: CREMA DE CHOCOLATE Y AVELLANAS
INGREDIENTES
  • 3/4 de taza de mantequilla de avellanas (mejor) o almendras (en tiendas de alimentación natural). Si no podéis encontrarla, probad a moler en el robot de cocina avellanas naturales tostadas (sin sal), aunque tendréis que añadir un poco de aceite (girasol o colza) hasta que la textura sea como la de la mantequilla de cacahuete, cremosa pero bastante espesa.
  • 1/2 taza de cacao negro en polvo puro, de la mejor calidad posible (Valrhona es excelente).
  • 1/2 taza de sirope de arce (o de miel, aunque el sabor cambia bastante y se parece menos al de la Nutella comercial).
  • 1/2 taza de leche.
  • Podéis sustituir los dos ingredientes anteriores (el sirope y la leche) por leche condensada, aunque entonces lo saludable de la receta disminuye bastante.
  • 1 cucharadita de café (o media de té) de extracto natural de vainilla.
  • 1 cucharada sopera de azúcar de coco o stevia, o simplemente de azúcar moreno o blanco.
  • Una pizca de sal.
Verter todos los ingredientes en un recipiente de batidora (los ingredientes en polvo al final). Batir hasta que la mezcla sea homogénea y untuosa. Se conserva en el frigorífico (por la leche fresca que contiene), así que endurecerá. Si os sale muy líquido podéis ajustar la textura aumentando gradualmente la cantidad de cacao y avellanas. 

15 comentarios:

  1. Hoy, madame, hice el asqueroso propósito de no comer nutella más de una vez al día. ¿Seré capaz? ¿Y si no es nutella, sino la versión sana? ¿Volveré algún día a llevar una talla M?

    ResponderEliminar
  2. Es tentadora, pero yo no soy nada chocolatera. Domage... :-(

    ResponderEliminar
  3. mmmmm estamos complicados por acá...avellanas, sirope (yo soy arce de apellido pero no cuenta!)...como al que lo vuelve loco el nutella es a mi amor no voy a hacerme problemas.
    Lo que me divierto con tus historias!
    Saludos (muy) cálidos desde Argentina.

    ResponderEliminar
  4. Una entrada muy buena y rica solo por la nutella, pero es que leo y no para de sonreír de la manera tan ocurrente con que explicas tus anécdotas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. alguna vez probé a hacer una versión casera con relativo poco éxito, de modo que ahora tendré que animarme a intentarlo de nuevo. No soy muy admiradora de la nieve, cuando vivía en Toronto le cogí bastante manía, aunque no tiene ni punto de comparación con el invierno oscuro en vivo ahora en Dinamarca... en Navidades al volver a España olvidé en un error de novata (!) las gafas de sol y me di cuenta de lo que es un inverno castizo. Fresquete, pero con luz... ay... así que intento consolarme a este lado de Europa los fines de semana con potajes, sopas y cocidos con otros expatriados. Y el lunes, al trabajo en bici, que toca quemarlo ;)

    ResponderEliminar
  6. Hoy te entiendo bastante bien, yo también empiezo a estar del invierno hasta la peineta, pero a mí este año me ha dado por las tartas de chocolate (y bizcochos y derivados). Claro que siempre puedo hacer una tarta de chocolate con nutella casera antidepresiva.

    El caso es liarme.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Aquí, por fin ha salido el sol y ha dejado de llover. (Aunque cuando te leo y veo tus fotos invernales, creo que soy un poco quejica). Esa Nutella la voy a probar, aunque tiene pinta de ser peligrosísima para mis "michelos".
    Besos

    ResponderEliminar
  8. mmmmm estamos complicados por acá...avellanas en mi pais no son tan frecuentes...
    pero cada vez que consigo busco recetas con este dulce porque es sensacional
    saludos desde argentina

    ResponderEliminar
  9. He llegado por casualidad a tu blog y me ha encantado, tanto la receta como la forma que tienes de escribir. Mhm! esa nutella! la verdad es que me has cautivado, solo queria saludarte.

    maria.

    ResponderEliminar
  10. Acabo de descubrir tu blog y me he enamorado. ¡Lo que me encantan son tus iconos tipo de los 50's! Quisiera saber realmente de dónde los has sacadp ¿o tu los haces? Son muy genialosos.
    He amado igual tu publicación sobre los 50 libros que hay que leer antes de morir. Me inspira que haya gente como tu que lea y se apasione por eso; y las recetas me han cautivado.
    Bueno solo era eso, un gran abrazo:-)

    Mariel.

    ResponderEliminar
  11. Hacía tiempo que, producto del azar, había leído algunas entradas del blog, pero no ha sido hasta ahora que me he sentado a ponerme al día y ¡¡lo que me he reído!! me encanta tu manera de contar las aventurillas y las peculiaridades de los "locales" jejejejejjeje En breve me mudaré à la campagne también así que creo que me repasaré algunas entradas antiguas para entrar en materia ;) Es todo un mundo por descubrir el de estas latitudes :D
    un besiño grande y muchos ánimos para que sigas haciéndonos partícipes de tus vivencias

    ResponderEliminar
  12. Mi piace :) esta receta parece un pecado total, y mucho mejor que las del super...un saludo!!

    www.pocohecho.org

    ResponderEliminar
  13. Que pinta tan esquisita. Un besote y perdona mi abandono :)

    ResponderEliminar
  14. Hola,

    ¡Hemos visto que tienes muchas recetas en tu blog! Te queremos presentar la página Todareceta.es, donde nuestros más de 130.000 visitantes diarios pueden buscar entre más de 380.000 recetas de blogs y sitios web. También hemos creado el Top blogs de recetas, donde podrás encontrar cientos de blogs que ya se han añadido y al que puedes añadir el tuyo. Nosotros indexamos tus recetas y los usuarios las podrán encontrar usando nuestro buscador. ¡Y no te tienes que preocupar, porque todo es gratuito!

    Todareceta.es tiene páginas hermanas en Suecia, Inglaterra, EEUU y Francia, entre muchos otros países. ¿Quieres formar parte de esta gran familia?

    ¡Estamos a tu disposición!

    Todareceta.es

    ResponderEliminar
  15. Hola Arantxa, un placer llegar hasta tu casa!!
    Me apunto a esta nutella ya!! Intentaré conseguir la mantequilla de avellanas y si no la hago como indicas!!
    Me quedo por aquí y te invito a conocer mi blog!!
    Besosss

    ResponderEliminar