miércoles, 13 de enero de 2010

El título de este blog, el nacionalismo, y yo: qué dura es la vida del superhéroe (II)




"El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad." - Albert Einstein

"El nacionalismo es siempre una tontería, y el nacionalismo étnico, una tontería asesina." - Bernard-Henri Lévy

"Cada nación se burla de las otras y todas tienen razón." - Schopenhauer



***************


Conversación en un grupo bastante heterogéneo, hace ya más de una década, durante mi tiempo de residencia en Edimburgo, Escocia. Con mi inglés aproximativo de la época, respondo a un conocido, un amigo de un amigo, que acaba de descubrir mi lugar de procedencia, me ha acorralado en un reservado y me fríe a preguntas con un denso acento de Glasgow, densificado aún más por las diversas pintas trasegadas en el pub en el que estamos sentados:

Interlocutor Escocés apurando su pinta, con el labio superior aún lleno de espuma : -" Así que vasca, ¿eh?"

Traidora a la Patria (yo) : -"Yep." (Intento de ser cool y no decir ese yes tan de clase de inglés de la EGB). Me digo que una de las ventajas de estar aprendiendo un idioma es que, aunque te toque hablar con el más impresentable del grupo, mientras el interlocutor sea capaz de articular mínimamente, da igual que el contenido del discurso sea lamentable. Lo que importa para aprender es la forma. Esto se aplica tanto a diálogos con niños escoceses menores de nueve años (los niños suelen tener una dicción mejor que la de muchos adultos y una variedad de temas mucho más pertinente) como a conversaciones etílicas de sábado noche.

Interlocutor Escocés, farfullando espantosamente y haciéndome desear, por millonésima vez, que en la vida real la gente pudiera ser subtitulada como en el cine : -"Yo respeto vuestra lucha." Lo miro enarcando las cejas, gesto internacional de perplejidad.
-"La del pueblo vasco, quiero decir." Prosigue, perdigoneando por doquier. Levanta una nueva pinta (¡otra!) en un vago gesto de brindis en mi honor, o en el de todo el pueblo vasco del que me ha convertido instantáneamente en embajadora, (y que viva el consenso ideológico, yupi), -"You, people, vosotros lucháis por la independencia, nosotros los escoceses compartimos el mismo sentimiento", mirada en lontananza, la fuerza poética un poco embrumada por la cerveza, pero no menos efectiva, casi oigo las gaitas resonar en la lejanía del moor, nunca he conocido un escocés que no consiga emanar un poco de fuerza poética incluso aunque esté borracho como una cuba. Un poco como los rusos, así, generalizando.
Traidora a la Patria, intentando matizar : -"Ehr, en realidad no sé si la historia ni la situación política del País Vasco son exactamente equiparables a las de Escocia --"
Interlocutor Escocés, interrumpiendo : -"Y es que como Escocia, ningún sitio. Es el país más hermoso del mundo. Con todos mis respetos para el noble pueblo vasco." Inclina la cabeza. Como quiera que encuentro que Escocia es realmente bonita, aunque no haya visitado el planeta al completo para ser capaz de comparar con objetividad, y que al final la idea de belleza es puramente subjetiva, asiento con la cabeza, de acuerdo con él. Mi discreta aprobación parece enardecerlo.
Interlocutor Escocés, encantado, cubriéndome la mano que tengo apoyada en la mesa con su mano libre, la que no sostiene la enorme pinta de McEwan's, una manaza pecosa y un poco húmeda, la cara enrojecida, gritando súbitamente a la concurrencia : -"Cheers to the Basque people!!!! Youhouuuuu!!!" Varios parroquianos levantan sendas pintas mirándonos, un par de ellos, que nos llevan varias cervezas de ventaja, vitorean entusiasmados.
Traidora a la Patria, encogiéndome un poco en el asiento, mirando furtivamente a mi alrededor y queriendo morirme durante un par de segundos : -"Mira, en realidad yo no--"
Interlocutor Escocés, inclinándose hacia mí con una pastosidad alarmante, y apretándome un poco más la mano, súbitamente emprendedor : -"Y, hermana vasca, ¿dónde vives, para que pueda acompañarte a casa y fraternizar un poco contigo?"
Mientras intento recuperar mi mano, no sin esfuerzo, resoplo ruidosamente y me pregunto si podré escaparme del pub por la puerta trasera.

****************
Otro bar, cuatro años más tarde, ya instalada en Montreal, en un lugar del País Vasco de cuyo nombre no quiero acordarme, hablando con un amigo de la adolescencia, encontrado de pura casualidad en una de mis visitas veraniegas. El amigo en cuestión ha ingerido numerosas consumiciones, justificadas por la fiesta del santo patrón. El amigo me grita al oído (los bares en mi ciudad son terriblemente ruidosos) con una dicción tan pastosa como la del Interlocutor Escocés, e igual -o mayor- fervor nacionalista :

Amigo Fervoroso : -" Así que Canadá, ¿eh? ¡A quién se le ocurre!"

Traidora a la Patria, gritándole de vuelta : -" Parece evidente que a mí. ¿Por qué?"

Amigo Fervoroso : -"¡Con lo de puta madre que se vive aquí!" (Amigo Fervoroso es así, sentido y poético, él también).

Traidora a la Patria : -" Ya. Es verdad. Gran mercado de trabajo, genial acceso a la vivienda. ¿Aún vives con tu madre?" Sé que es un golpe bajo, lo sé.

Amigo Fervoroso, bastante picado: -"Sí. Pero yo estoy dispuesto a sacrificar mi bienestar personal, por seguir en Euskadi. Y es que como en Euskadi, en ninguna parte, oye. Tan bonito como Euskadi, ningún sitio." Mientras lo escucho hablar (o más bien gritar), la cara llena de pasión, los ojos brillantes, diría que casi puedo oír la trikitrixa de fondo. O quizá sea la música del bar. Con el ruido es difícil decirlo. -"Canadá, ¡puaf! El clima es un asco. Y está en el culo del mundo. "

Traidora a la Patria, pensando en que los sacrificios que hace este patriota vasco se reducen básicamente a no cocinar, no limpiar, no lavarse la ropa y no pagarle una pensión a su madre, y que en lo que se refiere a la dificultad de llevar una vida sexual de adulto conviviendo con una madre española todo es muy relativo -depende en gran parte de tu atractivo personal, en algunos casos dicha vida sexual sería más bien escasa aún siendo el feliz propietario de un adosado con jardín -, absteniéndome de comentar todo esto en voz alta, respondo: -"Quebec. Concretamente Quebec. Y el clima es frío, seis meses al año. Calificarlo de un "asco"... depende con qué se compare. Claro que viniendo de Euskadi tropical, que se distingue por sus numerosos días soleados... Y sí, pilla bastante lejos de Bilbao. En las afueras."

Amigo Fervoroso, ignorando la fina ironía de mi respuesta: -"Pero, a ver, ¿tú no te podrías haber buscado un buen chico vasco, para casarte?" Curioso, mi Santa Madre me pregunta lo mismo a menudo. -"Tú vas y te casas con un guiri. Y te vas a vivir donde Napoleón perdió el gorro, con toda esa nieve. Y los osos polares, y los renos. Y la comida será una mierda. Porque como en Euskadi, no se come en ninguna parte. Que he leído en el Deia que la comida típica de por allí es el sirope ése, el sirope de alce, ¿no?"

Me separo un poco y lo miro fijamente, inexpresiva. -"Eso mismo" , respondo.


*****************


En un restaurante montrealés, hace seis meses. Un grupo bastante heteróclito de gente, compuesto por compañeros del trabajo de monsieur M. y sus parejas. Cena obligatoria para celebrar los nosecuántos años de trabajo en la empresa. Al menos no pagamos, y las gambas son frescas. Porque a pesar de lo que diga Amigo Fervoroso, no sólo en Euskadi se come bien. Mi vecino de mesa, el marido de una colega de monsieur M., un tipo flacucho en los cuarenta avanzados, con una nariz respetable y una cara que recuerda ligeramente a la de una comadreja, se inclina hacia mí, y me espeta:

Vecino de Mesa : -"Así que española, ¿eh?"

Traidora a la Patria, que ya ha toreado en plazas semejantes y presiente lo que se avecina : -"Oui."

Vecino de Mesa, acompañado de una vaharada de aliento a tinto italiano no demasiado bueno: -"Yo conozco un poco España. La Cossshhta dehll Sohlll." Oh, no. Otro experto en geografía ibérica. -"¿De dónde, en España?"

Traidora a la Patria, mirando mi cóctel de gambas con mucha concentración: -"Del País Vasco."

Vecino de Mesa, levantando la voz y la copa de vino a un tiempo, provocando vueltas de cabeza de monsieur M. y otros comensales en nuestra mesa y en las adyacentes: -"Woouuhhouu! ¡Una vasca! ¡Viva el pueblo vasco! Vive le Québec libre!"

Ya empezamos.

41 comentarios:

  1. Hola maña, pues aquí he venido contigo a ayudarte un poquico en la mudanza, una seguidora menos a la que tienes que transportar.

    Me ha encantado este post, tus tres anécdotas y tu manera de comentarlas, junto al Lobato en la formula uno no tendrías precio. Pero hay una cosa que no me ha quedado clara maña, de ande eres exactamente tú????, jajaja, a que no has adivinado de ande soy yo, jajaja

    Besos. Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  2. Últimamente se habla bastante por aquí de un posible referendum sobre la independencia y me he quedado sorprendida de la cantidad de nacionalistas que votarían por quedarse en el UK. Son un caso...pero cabrea menos que identifiquen tu tierra así que lo que he oído hoy:
    -Tu tierra se llama Galicia ¿no?
    -Si
    -¿Por dónde queda?
    -Encima de Portugal (he aprendido que la mayoría de la gente no entiende "noroeste")
    -¿Es la misma Galecia que cita la Biblia?
    -No creo, el nombre latino es Galaecia ¿que dice la Biblia de "Galecia"?
    -Que es una región del Mediterraneo. :-P

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajajjaaaaaaaaaaaaa, está visto que por mucho que viajes, no te vas tan lejos como parece. Por todas partes encuentras "hermanos". En fin... Feliz mudanza, y pásame un poco de ese jarabe de alce... a ver a que rayos sabe.
    Por cierto... misma situación, en Madrid hace unos años... de donde eres, Yo: de Cantabria... etílico amigo de amigo: ah! eso es el país Vasco ¿no? , Yo: si... las afueras de Bilbao, no te j...
    Un besuco.

    ResponderEliminar
  4. Ay, la de veces que he oído eso de "sirope de alce". Hasta yo me liaba...

    (¿Y la segunda parte?)

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno. La primera conversación la he mantenido yo - igualica - en un bar de Tordesillas, así que se puede decir que no es cuestión del lugar, sino de la cantidad de cerveza en sangre y las ganas de mojar del sujeto... :D
    No está mal tu nuevo rincón, creo que me quedo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Ya te tengo actualizada en mis "favoritos".
    No negaré que a mi me da cierta nostálgia el nombre de "Mi cocina en Montreal", y que seguramente entraré más de una vez por error...

    Abrazos y feliz año!

    Sara

    ResponderEliminar
  7. Jajaja... es verdad que no es necesario ir tan lejos para conversaciones similares. Yo también vasca, 8 años en Madrid... si, unas cuantas veces me he topado con "animales" similares.
    Gracias por hacerme reir delante del ordenador, geniales tus anécdotas. Y después de leerlas te diré que el nuevo nombre del blog es genial.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Te seguiré por aqui!!! Muy bueno tu blog!
    Bs!

    ResponderEliminar
  9. No hay como salir al mundo para darte cuenta de tanto lo bueno como lo malo que tiene donde te ha tocado vivir. Desafortunadamente en Euskadi tod@s aquellos que afirman categoricamente que como aquí no se vive en ningún lado, no han salido de aqui para ratificarlo. Me encanta Euskadi, tanto como el resto del mundo y sus gentes, y me gustaría que tod@s esas gentes, en todos los lugares del mundo, puedieran elegir... creo que tod@s los que nos hemos movido por el mundo y que hemos nacido en Euskadi, hemos sufrido esas lamentables conversaciones de besugos. Yo me muero de ganas de escapar de aquí, pero la media naranja no quiere y me conformo con escapar en semana santa y verano. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Respuestas a "I am Spanish" (hace treinta años en Canadá):
    Oh, toros, flamenco!
    Oh, Tossa del Mar!
    Oh, Mexico? Argentina?
    Otra curiosidad es que nadie ha oído hablar de Santander o Cantabria, así que ahora utilizo la coletilla de "next to the Bask Country" y ahí ya se sitúan... :)

    ResponderEliminar
  11. Oye, que me ha gustao mucho... ¡qué curioso que lo tienes puesto, oyes! ;)
    Yo siempre había creído que si algún día me mudaba de Austria sería para dejar de tener La Conversación (sí, con mayúsculas porque ya tiene nombre propio) sobre el magnífico tiempo en España, lo mucho que mola ir a la playa en España, y lo muy fogosa y temperamental que soy (cuando soy famosa en mi pueblo por ser la sosez personificada). Pero veo que aunque me mude al Polo vendrá algún esquimal a explicarme los fiestones que se metió en sus vacaciones en Palma, ains...

    ResponderEliminar
  12. Me han encantado las marmotas!!

    Felicidades y seguimos por aquí...

    ResponderEliminar
  13. Cada vez que mis hijas dicen alguda "frikada" en el instituto todos les perdonan por aquello de que "claro, claro, que tu madre es extranjera". Dado que vivimos en la coshhhta del sol y soy de Madrid... en fin.

    ResponderEliminar
  14. Holahola! Muy chula tu casita nueva. Veo que no has perdido el tiempo pese a la temporada de celebraciones varias. Espero que aquí también acabe oliendo a comida, pero estoy dispuesta a olfatear todo lo que haya. Besos!

    ResponderEliminar
  15. Hi! esta nueva casa me gusta, y entiendo que quieras cambios , una al final se aburre de su propio blog y hay que renovarse, aunque sea más una questión de diseño. Espero que el espíritu y el humor,que veo que sí,siga siendo el mismo tu cocina Montrealesa.
    Qué vivan los cambios!

    ResponderEliminar
  16. ¡¡Saludos y feliz año!!

    Ya te he reubicado.

    ¿Tu amigo vasco es el que imagino? ¡Qué pesadez de conversación! Yo también la he sufrido en varias ocasiones, claro (recuerdo una en Gijón tras un concierto memorable de los Stones, pero eso es otra historia). No hay manera de librarse ni a golpe de sarcasmo, menuda pesadez.

    Muchos abrazos apátridas, so guapa.

    ResponderEliminar
  17. Me he reído un montón ¡Como la vida misma! ¡Qué pereza, el patriotismo!

    ResponderEliminar
  18. Pst, pst, J. ya me pasó el parte de tu mudanza... Tengo que decir que no recordaba tu nueva dirección, la he gugleado y no veas cuántos resultados me han salido por «sirope de alce» (sic).
    Qué decirte del nacionalismo, siendo catalán e hijo de vasca... Que lo más preocupante es que para muchos es más importante que lo realmente importante (y cuánta aliteración, leñe). Ya sé que suena críptico, pero creo que ya nos entendemos... En fin.

    ResponderEliminar
  19. Madame, me adhiero férvidamente.

    ResponderEliminar
  20. Ufff, qué agotada que llego a la mudanza (llego tarde, ¿se notará mucho que me he escaqueado de cargar cajas? Uy, que estoy pensando en alto).
    ¡El título es genial, y el subtítulo aún mejor! Yo, al igual que cuenta mi tía (más arriba), ya tengo una frase hecha que me sirve: Santander, en el Norte, al lado de Barcelona no, del País Vasco, solo entonces llega el "ahhhhh".
    Ahora más que nunca... en todas partes cuecen habas.
    Me quedo aquí y ya no me muevo.

    ResponderEliminar
  21. XD Como ves te e seguido. Saúdos

    ResponderEliminar
  22. ¿De dónde eres? Esa pregunta, tan difícil de contestar. Pues nací en ... enseguida me fui a... después 9 años en... y luego otros 9 en...y así todo el tiempo. Soy migratoria, más que nada.
    Nacionalis...qué?
    Besos desde...y qué más da!
    Esperanza.

    ResponderEliminar
  23. Paula: gracias por seguirme en la mudanza, yo he hecho sitio en el camión para los que quieran acompañarme. Tengo que ponerme al día, chica, porque no sé quién es Lobato.

    Miércoles: amiga gallega y atlántica ;-), parece que el nacionalismo y el separatismo no van siempre de la mano. A mí me irrita más el primero que el segundo, aunque en muchos casos el segundo me parezca un malgasto de energía necesaria para solucionar problemas urgentes. Pero no es más que una opinión. En cuanto a la ignorancia geográfica, la mía no tiene límites, así como la de la mayoría de la gente. Lo único que varía es el continente que desconocemos. Pero todos desconocemos alguno, me temo.

    Dispersa: cuantos más nacionalismos vivo de cerca (y ya van tres), más irritantemente semejantes me resultan. Tendré que emigrar a Córcega, a ver si mi teoría se confirma.

    Los viajes que no hice: cuando decidí el título del blog, lancé una búsqueda de "sirope de alce" por curiosidad, y la cantidad de resultados luciendo orgullosamente este error es descorazonadora. Yo intento imaginarme una forma de exprimir un alce hasta sacarle jugo, y la imagen que me viene a la mente es muy poco apetecible. No dan ganas de regar crêpes con el jugo resultante, vaya.

    Con Ka: Me alegro de que te guste la nueva deco. Hace como a refugio de esquí, ¿no?

    Sara: el cambio es saludable, mujer. Pero gracias por la nostalgia, eso quiere decir que la cocina se ha ganado un pedacillo de tu corazoncito...

    ResponderEliminar
  24. Anita : gracias, gracias. Me alegro de que te guste el nuevo nombre. Otro abrazo.

    Sara: y yo seguiré leyendo tus comentarios, espero. Gracias por pasarte por aquí.

    Intxaurtsu: como en todas partes hay cosas interesantes y menos interesantes, te diré que hay cosas que echo mucho de menos de Euskadi, y que hay otras que... para nada. Y que en nuestra tierra natal hay algunos rincones muy bonitos, que no tienen nada que envidiar a algunos de los paisajes que he visto en otros países. Lo bueno de no profesar la religión nacionalista es que una puede apreciarlo todo.

    Cosas de cocina: ay, lo de los tópicos asociados a un país da para un post aparte (bueno, escribí uno hace tiempo sobre el tema... ):
    http://micocinaenmontreal.blogspot.com/2008/06/arriba-arriba-ndele-ndele.html
    El problema es que somos conscientes sólo cuando el cliché concierne a un país que conocemos bien, pero no nos damos cuenta de la cantidad de clichés que cultivamos en torno a otros países... (qué te voy a contar sobre lo que he tenido que oír en España sobre Canadá= policía montada, asesinos de focas y demás genialidades...)

    ResponderEliminar
  25. Marona: molt bé, ese intento de acento vasco, nen :-D (no quiero ni pensar cuántas faltas he cometido en esas tres palabras). Como le decía a la anterior lectora, eso de los clichés tiene materia para escribir una enciclopedia aparte. Me ha hecho gracia, porque yo también aplico eso de La Conversación, con mayúsculas, pero más bien a lo tocante a la Cuestión Nacional, también con mayúsculas (aplíquese al nacionalismo y al separatismo de Quebec, Euskadi, y hasta he tenido que responder en numerosas ocasiones sobre la Cuestión Nacional Catalana, ya que por aquí les suena más Cataluña que el País Vasco). Hartón brutal que tengo del monotema, oyes.

    Zarawitta: Me alegro de que te hayan gustado, y veo que echas de menos a Doña Marmota, porque éstos son... castores ;-D. No andabas lejos, Zarawitta. También son "marditos roedores".

    Gin: yo vengo de una ciudad de provincias en la que se considera emigrar si uno se cambia de barrio, así que qué me vas a contar... *suspiro*

    Aracne: olerá a comida, lo prometo. Esas galletas que le prometí a la Lupe son algo inminente.

    Cris: gracias por apoyar el cambio, guapa. Feliz año.

    ResponderEliminar
  26. Montagne: me temo que sí, que es ese amigo. Estás advertido, todo lo que digas o hagas en mi presencia puede ser utilizado como material para el blog :-). Por cierto, dichosos los ojos que te leen. Feliz 2010 a tí también, cher.

    Vir: efectivamente, qué pereza. Ya sabía yo que no era la única Traidora a la Patria.

    Ander: con tus orígenes, tú tienes material para una tesis sobre nacionalismos, qué bárbaro :-). Estoy de acuerdo contigo, esto del fervor nacionalista crea una gran nube de polvo soplada en plenos ojos del ciudadano, y le incapacita para ver más allá de sus narices. En mis ratos libres y ligeramente psicóticos me pongo a leer entre líneas en los periódicos, y a montarme toda una teoría de la conspiración sobre quién puede andar atizando furias patrióticas para poder corromperse y chanchullear a sus anchas... voy a tomarme los medicamentos. Besos de año nuevo a tí y a J.

    ResponderEliminar
  27. Lupe: gracias por la adhesión férvida, guapa. ¿O quizá, viendo mi nueva cabecera de blog, sería más apropiada tu adhesión cérvida?

    Noema: típico, típico. Siempre hay algún amiguete de esos que llegan para la pizza (tradición quebequesa que consiste en encargar una pizza y comerla sentados encima de las últimas cajas cargadas, al final de la mudanza). Ahora que has aprobado el título (y el subtítulo, qué bien, con lo que me gustó inventármelo :-), queda oficialmente inugurado este blog. Santander... ¿no es un suburbio de Bilbao, eso?

    An: pues aquí sigues teniendo asiento reservado.

    Anta : Y que viva la esperanza migratoria :-).

    ResponderEliminar
  28. Muy chulo el post. Tres variantes de la misma tontería en tres lugares diferentes del planeta. Parecen peces en diferentes peceras, boqueando y despreciando o adorando a los demás sólo en función de su ubicación en uno u otro recipiente. Hay vida más allá del mapa y me gusta cómo la cuentas.
    Otra "atea" desde Euskadi.

    ResponderEliminar
  29. A mi también me gusta tu nueva casa (¡que visillos, que alfombras persas.... que de nieve ;-). Da gusto ver que sigues tan "ácida" (que no caústica) como siempre. Por cierto, yo también me alegré del triunfo del Athletic (es que soy del Atlético).

    ResponderEliminar
  30. Me gustaba más tomar un te en tu cocina en montreal. Me la imaginaba cálida y agradable con olor a reposteria recién hecha.
    El nuevo nombre, que parte de una cita histórica de un ejemplar humano de cultura envidiable, no me gusta tanto pero si me permites me seguiré asomando.
    (soy Rosa, la amiga de Txenxo...catalana)
    Enhorabuena por la tesina.

    ResponderEliminar
  31. Jo: gracias por tu comentario. Desde más allá del mapa, un saludo.

    Jon: di que sí. Claro. Tú mismo. Y aupa los comentarios pertinentes.

    José Antonio: por cerrar el tema del fútbol, confieso que es otra religión muy popular en el País Vasco que nunca he practicado. Tengo el ateísmo fácil, me temo. Así que sin comentarios a esa parte de tu comentario. En cuanto a mi nueva casa, me alegro de que te guste. Sólo falta la piel de grizzli frente a la chimenea. :-).

    Rosa: Gracias por la felicitación. Y por la opinión. Aunque te parezca mentira, el ser humano en el que me he basado para escribir esta docuficción y que profirió la cita histórica, no fue el único al que se la he oído (de hecho, he oído "sirope de alce" incontables veces durante mis visitas a España). Y quizá te sorprenda saber que la cultura de dicho individuo es bastante envidiable, aunque especializada y selectiva, eso sí (en historia y literatura de Euskadi), en el sector gastronómico y cultural internacional deja un poquito que desear, me temo.
    A mí me gusta infinitamente más mi nuevo título, me parece que refleja bien el revoltillo característico de este blog, su inclinación por los postres, y la sutil intención de dar a conocer este rincón del mundo, todo ello con un toque caricaturesco de los clichés asociados a Quebec y Canadá. Toma ya. Para un análisis semiótico en profundidad, manténgase a la escucha. Digo, a la lectura.

    ResponderEliminar
  32. ... siempre he tenido una cierta debilidad por los juegos de palabras absurdos.

    ResponderEliminar
  33. Me ha dado pena dejar tu otra casa ¡con todas las reformas que tenía ya hechas!
    ¡Año nuevo, casa nueva!

    Respeco a lo de explicar los orígenes ¡uf! yo del norte, viviendo en el sur (de la misma España) también tengo que aclarar, cuando me encuentro con ganas, que Cantabria no es Asturias, ni tampoco el País Vasco. Otra cosa que me encanta es cuando me saltan ¡pues tu no pareces del norte! Yo contesto: ¿ah no? y tu a cuantos conoces de por allí?. Entonces la mayoría contestan que ni al Revilla ,pero si que tienen una idea muy clara de como es el carácter de todos los de allí...
    ¡qué bonitos son los tópicos!

    ResponderEliminar
  34. (Resoplido antes de escribir)
    (seré breve)

    ...acabo de leer de una sentada todas las entradas concebidas (fina que es una, es que soy de Madrid) en tu nueva casa, asi como todos los comentarios concebidos por aqui y por alla, y tengo una sensacion como de gastroenteritis nacionalista que creo que me voy a irme a mis aposentos a reposar y a digerir tanto despliegue. Dejo por aqui mi rastro y volveré a venir a darme otro chute en vena prontito.

    ResponderEliminar
  35. Nieves: en francés hay un dicho que se traduce algo así como que "los tópicos viven largo tiempo", y lamentablemente es verdad. Es curioso como un post sobre los nacionalismos ha desembocado en comentarios principalmente sobre los clichés y sobre la ignorancia geográfica... y yo que creía que iba a recibir comentarios intolerantes de toneladas de nacionalistas ofendidísimos... lo cual demuestra que también tengo que eliminar ese cliché de mi psique no nacionalista.

    Eva: pues ya siento lo de esa gastro :-P, aunque este post se pretendía justo lo contrario: A-Nacional.

    ResponderEliminar
  36. Buenas!!!
    te tenía perdida, pero vamos que mañana me pongo al día!!
    Me encanta tu inicio!!!
    esos tópicos creo que no nos lo vamos a quitar en la vida!
    besitos y ya te veo pensando en que decir en la próxima conversación similar, te veo explotando!

    ResponderEliminar
  37. HOLA ARANTXA!!

    De regreso o de seguidilla para decirlo mejor. No me sabía la historia del nombre de tu blog y me ha encantado. Bueno, veo que somos bastantes los traidores a la patria y me encanta como lo trastean a uno de ideologías con solo oirle el acento.
    Yo viví varios años en Barcelona, así que me divierte ver como se parecen todos los independentistas. Por ahora solo sueño con independizarme de la eterna rinitis de otoño que es mi bienvenida del invierno y espero que tu sopaterapia me ayude.
    Un beso y mil gracias por tu blog!

    ResponderEliminar
  38. me acaba de recomendar tu receta de sopa de calabaza una amiga y tengo 10 riendome con este post :)

    ResponderEliminar
  39. Yo me atrevería a decir que no siempre/necesariamente tiene que ver con el independentismo o el nacionalismo... mientras haya países distintos, clichés y gente creyendo que no hay nada más allá de su barrio, LA conversación se reproducirá adonde vayamos... pero tiene un lado gracioso (mirando el lado bueno!)... yo soy francesa en el extranjero, no te imaginas la cruz que llevo a diario! jajaja
    Por cierto, ¡enhorabuena por la mudanza! y por tu blog que acabo de descubrir :)

    ResponderEliminar
  40. Me mudo contigo,el nombre cambia pero se está igual de bien aqui que en tu cocina de Montreal, me gusta como has contado esta historia, en todos los sitios hay nacionalismos y no creo que eso termine nuncA.
    un beso

    ResponderEliminar
  41. Jajajajajaja...ains lo que me he reído...por lo alto, porque en el interior de mi misma, me he sentido tan identificada, apátrida de mi. Y no soy vasca, soy gallego, alsaciana, alcalaína, sevillano-gijonesa...sic.

    Feliz vida, querida :D

    Y quisiera irme au Québec avec toi, rien que pour rire un bon moment. Superbe!!

    ResponderEliminar